אתר לגדולת הדרשות בכתבי הקדש ואמונת המשיח יְהושֻׁעַ חַי וְקַיָּם

This is a place for stimulating the research of the Scriptures of His Holiness Hashem Tzva'ot and His Messiah Yehoshua' living and true

martes, 27 de noviembre de 2012

ACERCA DEL NOMBRE DE DIOS YHWH




Jehováh, Jehová, Yavé, Yahvé son las grafías más comúnmente aceptadas en la cristiandad y el mundo hispano para referirse al Dios de la Biblia; sin embargo, poco o nada se sabe con certeza acerca del origen de esta forma castellanizada y mucho menos, si corresponde en alguna manera a lo que fue dicho y escrito en las Sagradas Escrituras. En honor a la verdad, se presenta a continuación, todo lo concerniente al nombre Bíblico del Dios de ‘Avraham, Yitzjaq y Ya’aqov (Abraham, Isaac y Jacob, respectivamente) tal y como se halla consignado en el texto hebreo, punto de partida, de cualquier traducción a cualquier idioma o lengua del mundo. 

La lengua mayoritaria de la Biblia sin discusión alguna es el hebreo. Este idioma ha conocido básicamente dos sistemas de Escritura. El Antiguo o fenicio, y el moderno o asirio; ambos se desarrollan o transcurren de derecha a izquierda. A continuación se presenta el nombre de Dios, tal y como se halla en los rollos antiguos de Qumran, y en Código Haleb (Alepo):


   Hebreo antiguo:                                   Hebreo Asirio/moderno:
                      יהוה      

Como todas las lenguas semíticas antiguas, el hebreo creció sin conocer signos escritos para las vocales, de modo que el alfabeto (o alefato como le llaman algunos pocos) está constituido netamente por consonantes. No obstante, algunos de estos signos, se utilizaban como guía o clave, para “intuir” o “recordar” fonemas vocálicos, e.g.:

 א ‘= a/e;  ה  H = ah/eh/ha/he;  יY = i/e/ey/ay; ו   W= o/u.

Si somos buenos observadores, podemos percatarnos que el nombre de Dios está escrito con consonantes, todas las cuales a su vez se usaban como vocales:   יהוה = YHWH  (con w = v) 

La combinación o secuencia Consonante-vocal en este enigmático nombre, conocido en hebreo como Shem Hameforash (el nombre indecible) y griego como Tetragrámmaton (‘de cuatro letras’),  ha sido objeto de debate entre los eruditos, asunto que aún se encuentra en un estado revuelto de cosas; lamentablemente la pronunciación original del nombre quedó como un libro sellado, nadie conoce a ciencia cierta su pronunciación o ésta ha permanecido escondida por siglos. Algunas combinaciones posibles, derivadas de los usos consonánticos, podrían ser por ejemplo: Yeheweh, Yahavah, Yeheváh Yahavéh, Yihvéh etc. Sin embargo resulta curioso que los prefijos y sufijos derivados del nombre sagrado son por ejemplo: Yeho-/Yo- (como el Yehonatán ‘Jonatán’, Yo’el, ‘Joel’) y –yahu/-yah (como en Yejonyah, ‘Jeconías’ ‘Eliyahu Elías’). 

Hasta aquí llegaría la historia o disertación sobre el nombre de Dios, si no hubiera sido por una “intensión artístico-estilística” -posteriormente mal entendida-, de los inventores de las vocales escritas para el hebreo en el siglo VII d.C. cuando éste decaía como lengua hablada. A estos eruditos, conocidos bajo el nombre de (Mesoranim) Masoretas o Naqdanim (puntuadores) se les ocurrió añadir las vocales de algunas palabras usadas por los hebreos para referirse a Dios como son ‘Elohim (Dios), ‘Adonay (señor) y Hashem (arameo: Shemá’) = ‘El del nombre/El único de renombr’, para que al toparse el lector con “el nombre impronunciable” o el “Tetragrámmaton”, no se quedara mudo y por el contrario, causara rima según la cadencia de la lectura normalmente cantada de la Biblia. 

Ahora bien, en el sistema que los Masoretas idearon, las vocales en su mayoría se escriben debajo de las consonantes existentes y su aspecto es semejante a puntos y guiones. Entonces, según el caso, ellos vocalizaron o “puntearon” el nombre divino como sigue:

יְהוָׂה con las vocales de la palabra         אֲדׂנָי    ‘Adonay;
יְהוִׂה con las vocales de la palabra          אֱלׂהִים ‘Elohim
יְהוָה con las vocales de la palabra aramea שְׁמָא=Shemá’ =Hashem

Hasta hoy, entre hebreos, cada combinación de la izquierda, se lee como el de la derecha; todo el mundo sabe que esas vocales añadidas, no son ni mucho menos, las que pertenecen al nombre original. La confusión entonces se originó en los primeros traductores de la Biblia al castellano, esto es, en Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, quienes por alguna extraña razón que incluye la mera ignorancia, creyeron que los hebreos habían “redescubierto” la pronunciación  del nombre de Dios, y prosiguieron a leer las consonantes con las vocales añadidas. Siendo la primera presentada arriba, la más frecuente, y desconociendo u obviando las demás, decidieron transcribir la grafía hebrea יְהוָׂה como ‘Jehováh’; hay que recordar que para el sigo XV-XVI, el signo J tenía la calidad de vocal (Cf. Con iota, la i griega), de modo que al menos ellos, en aquel entonces, leían o decían: Iehováh (Yehováh). Pero para complicar más las cosas, el idioma castellano experimentó una reforma ortográfica en el siglo XVII y el signo ‘J’ (Jota) se convirtió en una verdadera consonante aspirada, y la H (hache) devino muda; razón por la cual, hoy el mundo hispano, lee la opinión castellana ‘Jehováh’ como Geová, lo cual honestamente y con todo respeto, es lamentable y más aún lo es, que se afirme en nuestro idioma, que ése es el verdadero nombre del Dios de la Biblia.

Cuando los traductores de la Biblia al griego se toparon con las consonantes, no tuvieron una opción mejor que traducir  ό Κυριος (Ho Kýrios, ‘El Señor’), correspondiente al hebreo ‘Adonay; lo mismo sucedió con los traductores en árabe, quienes  recurrieron a la palabra الرب  ‘Ar-rab = El señor. En consecuencia, la forma Jehová/h, no corresponde a la verdad de las cosas.
Finalmente, se ha tratado de transmitir con los años, una nueva forma castellanizada del nombre de Dios, Yahvé, la cual no es  más que un intento científico-humano por restaurar el nombre impronunciable, sin que esto sea realmente correcto o exacto, ni verificable desde la arqueología de manera indubitable. La verdad sea dicha! Ven pronto Señor Yehoshúa’ (Jesús).  

Responsable: Eric de Jesús Rodríguez Mendoza.