אתר לגדולת הדרשות בכתבי הקדש ואמונת המשיח יְהושֻׁעַ חַי וְקַיָּם

This is a place for stimulating the research of the Scriptures of His Holiness Hashem Tzva'ot and His Messiah Yehoshua' living and true

domingo, 14 de agosto de 2011

Ef. 1:4-5


En el texto anterior, analizamos la característica y el propósito de la elección “antes de la fundación del mundo”: Antes de que el hombre se contaminara por el pecado, la decisión divina respecto de su futuro se había tomado antes de que entrara a su estado actual, no quiere decir que Dios ordenara o estableciera con anticipación quiénes serían los salvos. El texto del verso cinco parece afianzar esta idea, pero realmente no es lo que corresponde a las sagradas Escrituras; veamos:
προορίσας ημας εις υιοθεσιαν δια Ίησου Χριστου εις αυτον, κατα την ευδοκίαν του θελήματος αυτου
(proorísas hëmas îs hyiothesían dia Iësûs Jristû îs avton, kata tën üdokían tû Thelëmatos avtû)

El texto hebreo habría sido:
ׂוַיַּבְדִּילֵנוּ לוׂ לְחֶזְקַת בָּנִים בִּיהוׂשֻעַ הַמָּשִׁיחַ לְפִי רְצוׂנו 
(vayavdilenu lo lejezqat banim bihoshúa’ hamashíaj lefí retzonó)

Entonces, el sentido de la palabra griega “proorisas” traducida como “habiéndonos predestinado”, en realidad da para traducir mejor “priorizándonos”, es decir, separándonos y distinguiéndonos del resto, poniendo un criterio: el puro afecto de su voluntad, y un propósito: la adopción como hijos, y ser hechos santos y perfectos; así que no es que estamos predestinados, sino más bien que somos escogidos para cumplir en nosotros el diseño original de ser humano, existente antes del actual sistema corrupto, antes de la fundación del mundo. Luego los versos 4 y 5 deben leerse:

Según nos escogió en él, antes de la fundación del mundo, para ser nosotros santos y perfectos delante de él mismo, en amor;
separándonos para sí, para la adopción como hijos por medio de Yehoshúa’ ´Hamashíaj, según el puro afecto de su voluntad

El paralelismo sintético corrobora las siguientes equivalencias o correspondencias: 
"προορίσας" (separándonos)     => εξελέξατο   (escogió).

Para la adopción de hijos” => “para ser nosotros santos y perfectos”

Por el puro afecto de su voluntad” => “en amor”

Ahora bien; la condición de hijos es ajena al ser humano; NO TODOS LOS SERES HUMANOS SON HIJOS DE DIOS, antes la misma carta en el capítulo 2 dice que “éramos por naturaleza, hijos de la ira de Dios”. Llegamos a recibir la potestad de ser llamados hijos, cuando él nos llama con llamamiento de santidad hacia él mismo (Jn 1:12); en otro lugar dice: “Hoy, si oyen su voz, no endurezcan su corazón”.
הַיּוׂם אִם בְּקוׂלוׂ תִּשְׁמָעוּ אַל תַּקְשׁוּ לְבַבְכֶם