אתר לגדולת הדרשות בכתבי הקדש ואמונת המשיח יְהושֻׁעַ חַי וְקַיָּם

This is a place for stimulating the research of the Scriptures of His Holiness Hashem Tzva'ot and His Messiah Yehoshua' living and true

domingo, 29 de mayo de 2011

¿Existe el Rapto?


En realidad no se habla de un rapto en las Escrituras: Las aparentes alusiones en textos como 1Tes. 4:17 y Mt. 24 no son más que eso, apariencias.
En el primer pasaje, el más diciente, la palabra raptar, (en griego: αρπαζειν Jarpazîn) resultó ser en la septuaginta, la traducción de dos palabras hebreas: Lehejatef להחטף y Lehitaref להטרף. La primera significa "ser priorizado", "ser beneficiario de un cambio en el orden de algo", mientras que la segunda si está relacionada con "ser tomado por sorpresa", "ser devorado, o vuelto carroña". 
Entonces el verso "Luego nosotros seremos arrebatados", debe leerse: "Luego nosotros seremos transformados" es decir, no experimentaremos la muerte, que es el orden normal antes de ver la eternidad, como bien lo dice 1Cor 15:52, donde hallamos de fondo otra palabra hebrea subyacente al griego αλλαγησόμεθα que juega inclusive en sonido con las anteriores: Lehejalef להחלף.
En cuanto a Mt 24:40-41 tenemos la palabra griega παραλαμβάνειν (Paralambánîn) que traduce dos palabras hebreas en la septuaginta: Lehorash/lehivaresh להורש "Ser hecho heredero", y Lehinaheg להנהג "ser conducido" jamás relacionadas ni siquiera con lo dicho sobre "ser tomado por sorpresa o repentinamente". Hay que tener en cuenta que la reunión del verso 31 es para la venida (no ir a buscar) del Hijo del Hombre (verso 39). En términos generales las Escrituras siempre han hablado de que el cielo y sus cosas celestiales vienen, no que vayamos allá.
Por lo anterior, pienso que no hay más que comenta sobre las especulaciones remanentes,sobre cuándo y lo demás, porque es obvio que no habrá arrebatamiento, sino una recolección del pueblo para ser resucitado y transformado en un reino de sacerdotes y gente santa. Aquella frase: "para recibir al señor en el aire", debe corregirse  para decir: "para recibir al señor en cuerpo espiritual", es decir, incorruptible.
Es claro además que pasaremos por la tribulación los que estemos vivos en ese entonces. Resta decir que los eventos de Mt 24, corresponden al sitio de Jerusalén por los romanos en el 66-70 d.C. (Cf. el mismo relato según Lc 21:20=Mt 24:15).
Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso.