אתר לגדולת הדרשות בכתבי הקדש ואמונת המשיח יְהושֻׁעַ חַי וְקַיָּם

This is a place for stimulating the research of the Scriptures of His Holiness Hashem Tzva'ot and His Messiah Yehoshua' living and true

domingo, 8 de septiembre de 2019

Acerca del infierno: cuarta parte

BS”D

Hablemos del Geyhinam/ “infierno” (Cuarta Parte): Tres pasajes adicionales.

En la entrega anterior estuvimos estudiando el uso de la palabra Geyhinam en el evangelio según Marcos y atendimos algunos aspectos relacionados con la antropología humana, la resurrección de entre los muertos y la temporalidad o durabilidad del concepto en tratado.

En esta oportunidad empezaremos el final de nuestro recorrido por el evangelio según Lucas que nos confirma buena parte de lo dicho anteriormente:

Lc 12:5
ὑποδείξω δὲ ὑμῖν τίνα φοβηθῆτε· φοβήθητε τὸν μετὰ τὸ ἀποκτεῖναι ἔχοντα ἐξουσίαν ἐμβαλεῖν εἰς τὴν γέενναν. ναί, λέγω ὑμῖν, τοῦτον φοβήθητε.

Pero les señalaré a quien temerán: teman al que más allá de matar/después de matar, tiene potestad de lanzar al Geyhinam. Si, les digo, a este teman.

Esta puede decirse que es la versión “simplificada” e ilustrativa de la parte final de Mt 10:28

…φοβεῖσθε δὲ μᾶλλον τὸν δυνάμενον καὶ ψυχὴν καὶ σῶμα ἀπολέσαι ἐν γεέννῃ
teman al que puede, tanto lo terrenal como el cuerpodestruir en Geyhinam.

Como se puede corroborar, está describiendo simplemente a lo que el libro de Apocalipsis llama “La segunda muerte”. Dado que no hay aspecto que comentar más allá de lo señalado hasta ahora, se considerará verso superado.


Ya’aqov (Santiago) 3:6
καὶ ἡ γλῶσσα πῦρ, ὁ κόσμος τῆς ἀδικίας, ἡ γλῶσσα καθίσταται ἐν τοῖς μέλεσιν ἡμῶν, ἡ σπιλοῦσα ὅλον τὸ σῶμα καὶ φλογίζουσα τὸν τροχὸν τῆς γενέσεως καὶ φλογιζομένη ὑπὸ τῆς γεέννης.

Y la lengua (es) fuego, (es) el cosmos de la injusticia, la lengua permanece en los miembros nuestros, es la contaminante de todo el cuerpo e incendia la trayectoria de la creación, y es incendiable por el Geyhinam

La expresión “es incendiable por el Geyhinam”, quiere decir que la lengua cosmo-de-injusticia, la lengua no-controlada, no sujeta, es heredera/”hija” del Geyhinam, merecedora del juicio o del fuego del Geyhinam. Como se puede apreciar, el lenguaje marco en el que se emplea el concepto de Geyhinam es apenas alusivo y simbólico.

Hasta aquí llega el uso de la palabra o idea de Geyhinam en el NT. No aparece en ninguna otra parte.

Así que aquí viene la sorpresa…

2Pe 2:4
εἰ γὰρ ὁ Θεὸς ἀγγέλων ἁμαρτησάντων οὐκ ἐφείσατο, ἀλλὰ σειροῖς/ σειραῖς ζόφου ταρταρώσας παρέδωκεν εἰς κρίσιν τηρουμένους,

Porque si Dios a los ángeles que estaban pecando no repuso, sino que a agujeros/cuerdas/dolores-de-parto de oscuridad tartarosa entregó, siendo retenidos para el juicio…

Para empezar el análisis de este verso, resulta que, como se puede apreciar, existe un dilema sobre el texto griego: no se sabe con certeza cuál palabra es la “original”: si σειροῖς  (= sîrïs, “agujeros”) o σειραῖς = sîrês “cadenas”. Lo curioso de esto además, es que la palabra Sîrês tradujo al hebreo חבל Jével, que aparte de  significar “cuerda” también puede significar: “dolores de parto” si se vocaliza Tzeyréh-Segol.

La idea general es que sea para agujeros o para cadenas o para dolores de parto, los ángeles pecadores han sido entregados, y en estos momentos están retenidos para el día del juicio, es decir, el día en que se cumplirá su sentencia.

Esto significa que ahora mismo no están prisioneros en un lugar debajo de la tierra, sino que dolores de parto, o cadenas o agujeros tétricos tartarosos han sido entregados.


Por otro lado, cabe decir que la mayoría de versiones castellanas ha usado la palabra “infierno” -como si aquí apareciese γεενα / Geyhinam- lo cual no es correcto, y además han roto la sintaxis del texto original; veamos:

“arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad” RV 1960
“los arrojó al abismo, metiéndolos en tenebrosas cavernas” NVI
“los arrojó al infierno y los dejó en tinieblas, encadenados” DHH
“los mandó al infierno. Y allí están, encadenados en la oscuridad” TLA
“los arrojó al infierno y los entregó a prisiones de oscuridad”, RV 95
“habiéndolos despeñado en el infierno con cadenas de oscuridad”, SRV BRG

Ahora bien, la siguiente palabra que tiene su propia historia es “Tártarosas”, que es un adjetivo derivado de la palabra Tártaros en griego, la cual tiene un trasfondo mitológico:

Se llamaba tártaros al lugar de castigo de los malos en el inframundo una vez había pasado por el juicio en el Hâdës según el pensamiento griego; por tanto, lo que se puede apreciar aquí es una adjetivación bastante descriptiva y futurista que sería en buena medida equivalente del sentido escatológico del Geyhinam con la diferencia de que el Geyhinam está asociado con fuego, mientras que el tártaros con sufrimientos y oscuridad; todo indica que por ejemplo la palabra “torturar” proviene de este término.

En conclusión, 2P 2:4 no está hablando de que haya un lugar en el inframundo (bajo tierra) en el que se encuentren almacenados los demonios (como si de allí no pudiesen salir) en estos momentos, sino más bien, de la condena lúgubre y “tartarosa” a la que han sido entregados los demonios en el futuro para lo cual se les tiene en esta prisión cósmica llamada universo conocido o no-cielo.